Suelo radiante refrescante

EL SUELO RADIANTE REFRESCANTE ES UN SISTEMA DE CALEFACCIÓN POR RADIACIÓN CONSISTENTE EN UNA RED DE TUBERÍAS QUE VA POR EL SUELO.

El suelo radiante/refrescante es un sistema de calefacción por radiación consistente en una red de tuberías que va por el suelo, por la que circula agua caliente o fría, colocada sobre una placa de material aislante.

 

La temperatura se difunde de forma homogénea por toda la superficie, de esta forma conseguimos una gran superficie como elemento emisor de calor con un mayor confort y ambiente más saludable: calefacción en invierno y refrescamiento en verano.

 

En los meses fríos, a una temperatura en torno a los 35-40ºC, el agua recorre los tubos que cubren el suelo y aporta el calor necesario para calefactar la vivienda.

 

De este modo en los meses cálidos haremos circular agua en torno a 15ºC por la instalación, que absorberá el exceso de calor de la vivienda y proporcionará una agradable sensación de frescor.

 

Los sistemas de climatización por suelo radiante refrescante permiten el empleo de cualquier tipo de pavimento (cerámica, parqué, plásticos, etc.). Sin embargo,  variará el rendimiento dependiendo de la resistencia al paso de la temperatura, que ofrezcan los materiales empleados. En general se recomienda el uso de recubrimientos cerámicos, piedra natural u hormigón pulido  tanto para los sistemas de calefacción como de refrigeración.

Fuentes de energía de la calefacción por suelo radiante:

Teniendo en cuenta la baja temperatura del agua que circula por los tubos, las fuentes de energía a utilizar pueden ser cualquiera de las utilizadas en los otros sistemas de calefacción:

 

Bomba de calor, energia solar , energía geotérmica,  calderas de gasóleo, gas, biomasa y eléctricas.

 

En una instalación de calefacción por suelo radiante refrescante a baja temperatura, se puede cambiar de un generador de calor a otro (por ejemplo de caldera de biomasa a bomba de calor), sin necesidad de modificar los elementos que forman parte el sistema de suelo radiante.

El sistema de calefacción por suelo radiante refrescante está compuesto por:

Es un tubo de polietileno de alta densidad, reticulado por radiación de electrones.

Su función en el sistema es:

  • Aislamiento térmico de la placa inferior
  • Aislamiento fónico, amortigua los ruidos del choque.
  • Soporte y guía de tubo. Por medio de los tacos-guía fundidos en la propia placa, se sujeta el tubo a la misma, pudiendo dejar separaciones entre tubos de 10, 20, 30 cms.
  • Los cuatro lados de la placa disponen de unas entalladuras en toda su longitud que permiten unir unas con otras de forma rígida, eliminando al mismo tiempo los puentes térmicos.

Es necesario separar mecánica y fónicamente la placa base del suelo radiante de los tabiques. Esto se consigue mediante el aislamiento periférico, constituido por unas tiras rígidas de poliestireno expandido.

Los diferentes circuitos formados por los tubos de polietileno reticulado van unidos a un colector de ida y otro de retorno. El tubo se une al colector de ida por medio de una válvula de reglaje. Al colector de retorno se une por medio de un detentor con su racor correspondiente

Ventajas del Suelo Radiante

  • La calefacción por suelo radiante refrescante a baja temperatura, es el sistema de calefacción que más se aproxima al sistema ideal de calefacción.
  • Con un suelo radiante refrescante  nos permite que el cuerpo percibe la sensación de confort  con una temperatura ambiente de 17-18ºC, cuando serian necesarios 20-21ºC para obtener el mismo confort con otros sistemas de calefacción (radiadores, aire caliente, etc.).
  • Con el suelo radiante refrescante se consigue una repartición óptima de la temperatura en la zona que deseamos calentar. La zona más caliente es la de los pies, y a medida que nos distanciamos del suelo, la temperatura desciende. Al no recalentar el aire, prácticamente no se modifica la humedad relativa.
  • Por ser muy baja la diferencia entre la temperatura del suelo y el ambiente, el movimiento de aire por convección es casi nulo, lo que facilita la no acumulación de calor en las partes altas, al no producirse corrientes de aire, s reduce el polvo, no produce sequedad y la baja humedad consigue evitar la aparición de ácaros.
  • La calefacción por suelo radiante a baja temperatura, no ensucia las paredes ni ocupa espacio (como los radiadores).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar